Publicado en Uncategorized

Magnetismo invernal

Los días pasan y algo ha cambiado. Las hojas del suelo han desaparecido dando paso a un frío algo tibio y llevadero. Los días pasan y son más cortos mientras en el ambiente flotan ilusiones renovadas, fruto de la novedad de conocerse y amarse, fruto de un proceso químico del cerebro que filtra todos esos detalles que después comienzan a molestarnos de la otra persona, incluso el filtro funciona para uno mismo, no dejando pasar todo aquello que nos hace irritantes para otros. Para todo esto ya llegará su momento, todo en esta vida es transitorio, prepararse para ello conlleva un entrenamiento de risas, lloros, discusiones y lamentos con diferentes parejas. Jon y Lidia tenían su primera cita un sábado por la tarde. Ella quiso ser original e invitar a Jon a la mejor tarta de zanahoria al este de Chamartín. Jon no quiso discrepar y se adaptó a sus deseos, las tartas no eran lo suyo, hubiese preferido cena romántica con vino.

Semanas antes se habían conocido en accidentadas circunstancias. Ese momento dio comienzo a una conversación que llevó a un café, una llamada al trabajo de Jon para decir que estaba enfermo, otro café, y un paseo por el centro de la ciudad. Jon constató que no quería estar solo y propuso, con timidez y algo de incertidumbre, tomar algo otro día. Lidia accedió con algo de preocupación -¿estaría arrojándose a lo desconocido por el mero hecho de sentirse sola?¿No sería mejor estar sola un tiempo para centrarse en ella?-. Las dudas hicieron que ese segundo encuentro se alargase en el espacio y el tiempo, con la excusa manida de problemas de agenda. Compensaron esto con largas conversaciones a través de Zoom, Whatsapp y la ya anticuada llamada telefónica. Esto hizo que Lidia aparcase sus dudas y Jon sufriese la soledad con entereza digital y algo de Netflix.

Lidia fue caminando a la cafetería, le gustaba pasear por el barrio, las aceras amplias, los comercios abiertos y los árboles torcidos por la edad hacían que se sintiese como en casa. Jon fue en moto, disfrutaba callejeando con ella por la ciudad, y aparcó en la puerta de Mr. Carrot Cake, el lugar elegido por Lidia. Jon estaba nervioso, quería dar la mejor versión de sí mismo. Desde que esos ojos azules le miraron por primera vez, no pudo dejar de pensar en ella. Lidia repasó cada día la sonrisa que le había conquistado y recordó esos ojos tristones que sugerían una segunda cita, pero en realidad estaba cansada de mostrarse mejor de lo que era y había decidido ser ella misma en esa primera cita, sin vino pero con cafeína y mucho azúcar.

Se encontraron en la entrada, varios quiebros eligiendo la mejilla correcta precedieron un beso en los labios sin querer evitarlo. Ese primer beso se alargó con un abrazo y unos segundos de calidez que les hizo olvidar el frío tibio de ese invierno que comenzaba.

– ¿Entramos? –dijo él.

– Para eso hemos venido –dijo ella con una leve sonrisa ladeada.

Otro beso impidió su entrada, una mirada mutua a los ojos, una sonrisa de Jon que recorrió todas las partes del cuerpo de Lidia.

–¿Vais a entrar? –una voz desconocida, que intentaba entrar en el establecimiento, rompió el momento y estallaron risas nerviosas de la pareja.

– Sí, perdone –dijo Lidia cogiendo de la mano a Jon y entrando al maravilloso mundo de las tartas.

La tarde sería una de tantas y tantas otras que vinieron y se fueron, pero eso, queridos lectores, es otra historia de tantas.

Entrada patrocinada por Compañíaespreso, un café de cine para la oficina.

Magnetismo invernal by Daniel Rodríguez Lorenzo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License. Creado a partir de la obra en www.marionetaspensadoras.wordpress.com.

Autor:

Hablar sobre uno mismo siempre es complicado, la visión que uno tiene es subjetiva y para nada parecida a cómo te ven los demás. Puedo decir que me gusta el cine, la música y los libros. Eso rodea la vida que comparto con familia y amigos. No puedo añadir nada, el resto que lo digan los demás.

Un comentario sobre “Magnetismo invernal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s