Publicado en Fábula

Senderos de gloria

Está muy generalizado pensar que la gloria se alcanza con hitos muy importantes; ser presidente del gobierno, un cirujano reconocido, el inventor de algo innovador, un futbolista que gana millones -en este caso la gloria puede ser extremadamente efímera- o descubrir América -si viajases en el tiempo, claro, aunque aquí tendrías dos hitos en uno-.

Para un servidor, la gloria es dejar huellas de simpatía y amor en los seres que importan, pero también en los que no conociste tanto. Si consigues que tu recuerdo arranque una sonrisa a una persona, habrás caminado por aquellos senderos de gloria que Kubrick nos mostró.

Pude ver esa gloria hace unos días, cuando una familia, entre vino y rosas, despedía a un hombre que caminó por aquellos senderos e inundó de recuerdos a las personas que le rodeaban. Recuerdos que perdurarán mientras dure la guerra que es la vida; una lucha constante donde la felicidad tiene que lidiar con batallas que en ocasiones pierde, pero si hasta el General Rommel aprendió de sus derrotas, ¿por qué no lo podemos hacer los demás?

Siempre he pensado que cuando alguien se va, el dolor que deja es proporcional al cariño que regaló. Lo importante, en ese momento, es no traspasar la delgada línea roja que delimita la cordura, asumir que una parte de ti se ha ido pero que queda una vida por delante para luchar como un infante de marina y disfrutar como un niño.

En definitiva, ponte la chaqueta metálica, lucha por la vida y ve abriendo senderos de gloria para los que vendrán y por los que se fueron. Este humilde escritor caminará por la vida y por la web intentando llenar de sensaciones las vidas ajenas, con mucho cariño y trabajo, y quizás algún día nos tomemos una copa de un vino llamado Sendero. Como diría mi hija: ¡Viva la vida!

Entrada patrocinada por Compañíaespreso, un café de cine para la oficina.

  Senderos de gloria by Daniel Rodríguez Lorenzo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License. Creado a partir de la obra en www.marionetaspensadoras.wordpress.com.