Publicado en Uncategorized

El increíble hombre, menguado y silencioso, en busca de una camiseta

Erase una vez, o dos, un hombrecillo triste, decaído, anodino, que iba a trabajar todos los días en silencio, tan en silencio que su tarjeta al fichar no se oía, tan anodino que su voz se apagaba antes de empezar. En el trabajo pasaba desapercibido, era una sombra más de la oficina, nadie sabía cómo era su vida, lo que pensaba, lo que anhelaba. Sus días pasaban consumiendo horas en su escritorio, con papeles, grapadoras que no funcionaban y el celo. Ese celo que ponía en todo lo que hacía, pero nadie conocía. Un perfeccionista nato, español nativo, europeo de adopción, que no se levantaba de su sitio sin haber acabado la tarea. Su mirada no se apartaba de la pantalla en 8 horas salvo para mirar a una persona, en realidad, más que a una persona, lo que miraba era su camiseta y el aura que le transmitía su compañero de trabajo con aquella vestimenta.

Pasaban las semanas y empezó a obsesionarse con esa camiseta, hasta tal punto que, extrañamente, vio cómo su compañero la llevaba puesta todos los días. ¿Lo haría para darle envidia?¿Había descubierto su obsesión por aquella camiseta y se la mostraba cada día para que viera su sueño inalcanzable? Nuestro hombrecillo pensaba que si poseyera esa prenda conseguiría también su aura y así no pasaría desapercibido en la oficina, y lo que es más importante, en su vida.

Un día salió pronto del trabajo, y recorrió la ciudad buscando su aura. La encontró en una tienda, esa camiseta deseada colgaba de un estante, paciente, esperando que unas manos la eligieran. La compró y al día siguiente fue con esa camiseta al trabajo, contento, con confianza, sentía un aura a su alrededor. Sus pasos sonaban, su tarjeta emitió un pitido al fichar y sentía a la gente observando sus movimientos. Se sentó en su cubículo, sintió la silla más ajustada que de costumbre, y vio pasar a su compañero. Una inquietud invadió su alma, no llevaba la misma camiseta, la había cambiado. En ese momento no sabía si los días anteriores había sido solo su imaginación la que le hizo ver esa camiseta. Sintió que su aura desaparecía y su asiento se agrandaba, sus pasos no se oían y su sombra desaparecía.

 

Licencia de Creative Commons
Su camiseta by Daniel Rodríguez Lorenzo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.marionetaspensadoras.wordpress.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en www.marionetaspensadoras.wordpress.com