Publicado en Uncategorized

Abuelos

Recostado en el frío respaldo de un banco, viendo el mundo pasar, con la mirada perdida y la vida casi consumida. Piensas en el pasado, crees que ya no queda nada bueno por venir, quizás esperas, apoyado en tus años, que alguien quiera saber algo más de la vida porque de eso vas sobrado.

Sería una conversación larga, de esas que nunca quieres terminar, sobre los amores, los amigos, las personas… Lo que antes te parecía importante, ahora son “paparruchas” y lo que antes era algo lejano, ahora está más presente que nunca. Con tu bastón dibujas círculos en el suelo, ya ni te acuerdas de la primera vez que lo utilizaste, ahora se ha convertido en tu inseparable compañero.

Qué momentos pasabas con tus nietos recitándoles los cuentos que te inventabas, ellos te miraban espectantes, con esa cara de inocencia que vamos perdiendo cuando nos hacemos mayores, esperando que les sorprendas con cada palabra. Siempre adornabas tus fábulas con la entonación perfecta en el momento preciso, haciendo pausas en los lugares oportunos mientras tus nietos, impacientes, te rogaban que continuases. Esas tardes en el Retiro comiendo barquillos, navegando en el lago y viendo a tus nietos crecer. El tiempo pasó muy deprisa y esas tardes fueron menguando hasta desaparecer. Puede parecer triste, pero lo afrontas con entereza y comprensión, sabes que tu familia tiene que vivir su vida como  lo hiciste tú. Aunque ahora, cuando sientes la soledad, te das cuenta de lo mucho que echas de menos a tus propios abuelos, sientes esa empatía que en el pasado quedaba en el olvido. Siempre nos ocurre lo mismo, debe ser ley de vida, no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos.

¿Tienes abuelos? Pues escúchalos, quiérelos, comparte tu vida con ellos, porque sin darnos cuenta, nos olvidamos de ellos y después no hacemos más que recordarlos.

Licencia Creative Commons
Abuelos por Daniel Rodríguez Lorenzo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en www.marionetaspensadoras.wordpress.com.